Skip to Content

Pruebas de Paternidad: Pruebas de Sangre y ADN

La paternidad se refiere al proceso legal de identificar al padre de un niño generalmente mediante prueba de ADN. La paternidad puede ser un factor en casos de custodia de los hijos, manutención de los hijos, adopción y herencia. Los recientes desarrollos en pruebas de ADN y otros métodos científicos para determinar la paternidad han hecho más sencillo establecer la paternidad conforma lo requerido por la ley estatal. Estas pruebas son altamente precisas y poseen un rango de precisión de entre 90% y 99%. Pueden excluir al hombre que no es el padre biológico y si las muestras concuerdan, las pruebas pueden calcular la posibilidad de paternidad. El  “padre”, la madre y el hijo deben proporcionar muestras para su prueba. Existen varias maneras para probar la paternidad. Las pruebas de sangre y las pruebas de ADN son las más comunes.

Pruebas de Sangre

Para probar la paternidad, en la mayoría de los casos no hacía falta más que la madre simplemente testificara que el acusado es el padre. Ocasionalmente, la apariencia física del niño era la corroboración suficiente cuando, por ejemplo, el cabello único o color de piel era compartido por el hijo y el acusado. Más comúnmente, se usaba las pruebas de sangre para hacer comparaciones. Para los setentas las cortes aceptaban pruebas científicas para comparar los tipos sanguíneos de una madre, un hijo, y un supuesto padre. Usando el tipo sanguíneo ABO y el análisis de otras proteínas marcadores en la sangre, uno podía estadísticamente mostrar las relaciones de una madre, un hijo, y un acusado. Por muchos años estas pruebas fueron las mejores maneras de prueba a nuestra disposición—pero en último lugar probaron ser una ventana científica angosta hacia un método aún más poderoso para determinar las relaciones biológicas.

Los humanos con sangre del grupo A poseen el antígeno A mientras que aquellos con sangre del grupo B poseen el antígeno B. Aquellos con sangre del grupo AB poseen ambos antígenos A y Bmientras que aquellos con grupo sanguíneo O no poseen ninguno.  Los antígenos poseen códigos genéticos que son heredados. Por ejemplo un niño con grupo sanguíneo AB no puede tener una madre con grupo sanguíneo B y un padre con grupo sanguíneo O. El padre debe tener el antígeno A. Este tipo de prueba fue subsecuentemente reemplazado en los 1970s por los más poderosos Antigenos Humanos Leucocitarios (HLA) o antigenos de celulas sanguineas blancas. Para llevar a cabo esta prueba, se necesitan bastantes mililitros de sangre. Aunque las pruebas sanguíneas por sí solas no pueden probar la paternidad, puede determinar la posibilidad de paternidad.

Ninguna prueba de sangre o tejido es 100% precisa al determinar la paternidad. Sin embargo, si se recoge y procesa apropiadamente, la evidencia científica puede mostrar con certeza biológica cuando un hombre no es el padre natural de un niño. Al intentar demostrar que un hombre es el padre de un niño, los resultados de las pruebas son usados para formular un “índice de paternidad.”

Las muestras sanguíneas tomadas del hombre y el niño son sujetas a una prueba de antígeno humano leucocitario. Aproximadamente, se estudian 80 marcadores dentro de las células sanguíneas blancas y a continuación se comparan con un índice que sopesa los factores de “posibilidad de paternidad” contra un indicador de “posibilidad acumulada de exclusión”. Si el índice resultante de este procedimiento es de 99.9 o mayor, se presume que el hombre es el padre del niño.

Pruebas de ADN

Debido que las pruebas de ADN pueden aislar la “huella digital genética” del padre, los resultados de ADN son considerados como mucho más precisos que los análisis sanguíneos, y en muchas jurisdicciones, la evidencia de ADN ha reemplazado a los resultados de pruebas de sangre como el indicador primario de paternidad.

El ADN se toma de las células blancas presentes en un espécimen de sangre completa. Cada persona, excepto los gemelos idénticos, poseen un código genético único, incluyendo un alelo materno y un alelo paterno. Si un niño no posee el alelo encontrado en el arreglo genético del padre supuesto, ese hombre no puede ser el padre del niño. Si los códigos genéticos concuerdan, un índice de paternidad mucho más preciso que el indicador usado en pruebas sanguíneas es calculado para determinar la posibilidad de paternidad. A menos que las muestras de sangre y tejidos hayan sido recolectadas y procesadas  incompetentemente, la evidencia de ADN es extremadamente difícil de refutar.

La prueba de ADN se realiza usando la prueba de sangre del Polimorfismo de Longitud de Fragmento Restringido (RFLP) o el procedimiento de fragmento bucal. La muestra de ADN es recogida de las partes preocupadas frotando vigorosamente un hisopo contra la parte interna de la mejilla. El ADN también puede ser recogido del espécimen sanguíneo del cordón umbilical.

Would you like to discuss your legal matter?

PHONE

image description
Maria Medina RECEPTION (877)509-5204

I assist in scheduling new and existing clients for all offices. For initial consultations I will ask you a few questions and then find the best time for you to talk to one of the lawyers that best fits your legal matter.

Call me or use the email form and I will follow up with you right away.

EMAIL

  • Proper format "(999)999-9999"
The Law Offices of Tom Hogan will provide you with personalized attention and guidance. Protecting your rights is our main objective. We have been representing clients for the past 25 years and our experienced team of attorneys will advise you of the legal consequences of every decision you take.
Back to top